Hacia el 19

19 diciembre, 2018 1 By Álex

¡FELIZ AÑO NUEVO!

Acabamos de cerrar un capítulo de nuestra vida y ya abrimos otro… Estoy muy agradecido y, a pesar de todo el tiempo que llevo sin publicar entrada, no quiero perder la oportunidad de recordar, de hacer balance de lo vivido y de haceros llegar un poco de la energía envolvente de esta tierra.

Hace justo un añito estaba de fiesta, celebrando el año nuevo, en Parla con mis FLANES, jajaja

¡¡¡Y después de 12 meses estamos aquí!!!

En esa época tenía más claro todo lo que podía vivir en el 2018. Sin embargo, el 2019 se presenta como una incógnita. Sé donde estoy y hasta cuando estoy, pero no tengo ni idea de lo que pasará después… Pero no es un problema, intento disfrutar, vivir la experiencia al máximo y dejarme llevar!! Y así está siendo, pues se me está pasando muy rápido. Pero también he de reconocer que diciembre ha sido una “montaña rusa” de emociones… La gente, la Navidad, los encuentros, las despedidas, los chicos con los que trabajo… cada día aprendes algo nuevo y como es de esperar: CALA muy dentro. Uno tiene sentimientos nuevos que, como nunca había estado fuera de casa tanto tiempo, no los había experimentado. Pero lo bonito es que al final aprendes a gestionarlos y te apoyas en quien tienes cerquita en cada momento. Como en esta imagen, con mi amigo, mientras limpiaba mis playeras llenas de barro…

Sentí que la Navidad era eso, eso que se ve!!

Medellín en Navidad se llena de luces, luces a lo grande. Cada casa manifiesta La Llegada con todo tipo de alumbrados y la ciudad entera brilla con fuerza. Además, se percibe el verdadero sentido que Colombia le da a la llegada de Dios en nuestra vida. Es muy lindo y eso hace que, además de valorar el sentido de la Navidad, me sienta muy arropado.

Vistas de Medellín en Navidad desde CDB. No me canso de verlas!

Como decía, diciembre ha sido una montaña rusa. En Colombia el curso escolar va de enero a noviembre y ahora estaríamos en lo que para nosotros (España) sería julio y agosto. Eso supone que durante diciembre y parte de enero muchos jóvenes internos han regresado a sus casas con sus familias, los educadores están de vacaciones y ahora, con la llegada del nuevo curso, se producen los cambios típicos (nuevo director, despedidas de salesianos, llegada de los nuevos…) Con los cambios, y cuando parecía que ya estaba asentado y hecho a la rutina de CDB, parecía que había que “volver a empezar”, volver a conocer nuevas personas y despedir a otras… ¡Al final esto es así! Nunca se deja de conocer y más si lo que haces lo estás amando todo el tiempo. Así que acá seguimos, trabajando con los chicos que están durante la Navidad y que necesitan mucho de nosotros.

Haciendo repaso de lo vivido en el último mes, a finales de noviembre vivimos dos eventos fuertes. La fiesta de empleados y educadores de CDB y el festival de talentos con los chicos. En la fiesta de educadores los voluntarios participamos en el concurso de baile con un remix de varias canciones jajaj… no ganamos, pero fue muy buena la experiencia. Nos une mucho y nos ilusiona poder vivir cosas así, en familia.

Voluntarios desfasados durante el baile, jajaj

Trabajadores de CDB en la fiesta. Perro incluido, jaja

Por otro lado, vivimos el Festival de Talentos en el que una vez al año todos los jóvenes que lo desean se presentan en las diferentes categorías de canto, baile, diseño… y demuestran sus mejores dotes artísticas. Fue super bueno, y los chicos son unos artistas.

Escenario del festival de talentos, 2018.

Exposición de atrapasueños realizados por un chico de Capre que ganó el segundo premio

Exposición de mobiliario realizado por un interno que ganó el primer premio. 

Entrado el mes diciembre, con la llegada de la Navidad, decoramos con los chicos de CAPRE toda la casa: árbol de Navidad, pesebre, estrellas… También colaboré en el pesebre de la capilla de CDB. Increíble esa realización de David, un chico interno de CDB y Álex, un joven de la parroquia con quien tuve el gusto de poder ir al centro de la ciudad a comprar todo lo necesario para el gran pesebre que construiríamos. Además, no solo compramos sino que también visitamos otra casa salesiana situada en el centro de Medellín, colegio salesiano El Sufragio.

Árbol de Navidad realizado con los chicos de CAPRE.

En el proceso… con mi compi Aldara y Leiver, educador del proyecto.

Pesebre en CAPRE

Colaborando en el pesebre de la capilla de CDB con el compi.

Resultado final!

Colegio salesiano El Sufragio

Iglesia colegio salesiano El Sufragio. Me encantó…

Días después celebramos el 50 aniversario como sacerdote del Padre Jairo Gallo, salesiano con el que tengo el gusto de trabajar en CAPRE y que su experiencia y amor por los jóvenes le lleva siempre a cuidar mucho todo lo que encuentra en el camino. Con Eucaristía y cena fuimos testigos de la celebración de su bonita trayectoria.

Padre Jairo Gallo con los chicos de CAPRE

El 5 de diciembre los voluntarios fuimos convocados a un evento de la Alcaldía de Medellín, donde la secretaría de cultura ciudadana nos certificó a todos los voluntarios de Ciudad Don Bosco por nuestra presencia y labor social en la institución educativa de CDB. Allí estuve con mi compañera Cata en representación de todos los demás compañeros voluntarios.

En la entrada del acto en el Jardín Botánico de Medellín.

Esta foto no tiene nada que ver con lo anterior. Pero aprovechando que es Cata me hacía gracia ponerla! jajaj Un día cualquiera haciendo galletas y quemando cocinas. 

Colombia en Navidad tiene tradiciones muy bonitas… Una de ellas es el día 8 (día de la Inmaculada) donde se celebra el Día de las Velitas. La gente pone velas o faroles que iluminan calles, centros comerciales y hogares de pueblos y ciudades. Esta celebración marca el principio de la Navidad en el país. Con los chicos de Capre hicimos faroles con bolsitas y figuras diseñadas con papel de colores. Esto nos acerca un poquito a la cultura del país!

Elaboración de faroles. Día de las Velitas, 2018.

Mi farol, jajaj

Resultado. Colombia llena de luz.

Con mis compañeros voluntarios

Diciembre remueve por dentro no solo por los que recuerdas que están lejos, sino también por los que han estado todo este tiempo conmigo y ya se han tenido que marchar a sus hogares. La vida te regala personas con “tiempo físico limitado” pero con presencia eterna en el corazón. Gracias Carlitos y Aldara por todo lo vivido.

¡Os recuerdo cada día!

Despedida de Carlos de CDB y de mi blog,  jajajajaj, TQ!

Despedida de Aldara. 

A mediados de diciembre nuestros coordinadores Leyre y James de CDB nos hicieron el regalo de llevarnos de viaje a los voluntarios al Eje Cafetero, agradeciendo así nuestra labor en la institución educativa. Detalles que a nosotros nos llenan y nos hacen sentir muy muy cuidados… ¡GRACIAS!                                                                          Visitamos Pereira, Parque del Café, Salento, Valle del Cocora… Una semana de compartir vida con mis compañeros y coordinadores, conociendo la cultura cafetera del país. ¡Muy bueno!  Al acabar la semana aprovechamos también y visitamos el pueblo Jericó, en Antioquia. Increíbles paisajes…

 

 

Otra tradición que me ha encantado de Colombia ha sido la Novena de Aguinaldos. Costumbre que comienza el 16 de diciembre y acaba el 24 con la llegada de la Navidad. Se trata de dedicar un momento a la oración, villancicos, buenos deseos y celebración. Estos momentos de novenas los vivimos con mucha alegría con los chicos de CDB. Fueron muy especiales gracias a Simón y Andrés, dos salesianos que organizaron todo este periodo de vacaciones, sacando lo mejor de los chicos en estos días festivos.

El resto de días los pasamos con los chicos de CDB con juegos, espectáculos, salida a parque acuático… amenizando las vacaciones de los niños que no salen a su casa por Navidad. Han sido días especiales y formar parte de su historia lo hace más bonito aún. Si tengo ganas de volver a España es para poder contar todo lo que se vive en esta casa, expresar lo mucho que se CREE y se CREA.

En breve volveré a escribir acerca del nuevo año. Dejándome algo que contar me obligo a publicar dentro de poquito…

GRACIAS a todos y todas los que me cuidáis, a los que estáis lejos y a los que también estáis aquí cerquita en Colombia.

Esto está siendo un regalo que seguiré aprovechando mucho más…

Abrazo,

 

Álex

1 de enero, Medellín